Once proyectos rurales verán la luz gracias al Programa de Emprendimiento Rural Sostenible

Once proyectos rurales verán la luz gracias al Programa de Emprendimiento Rural Sostenible

Promover el desarrollo rural sostenible para luchar contra la despoblación. Éste es el objetivo del Programa de Emprendimiento Rural Sostenible que ha promovido por segundo año consecutivo el Instituto Aragonés de Fomento en colaboración con la Asociación para el Desarrollo de Gúdar-Javalambre y Maestrazgo (AGUJAMA) y con el grupo de Acción Local del Bajo Aragón-Matarraña (Omezyma).

Durante 8 meses de trabajo, estos emprendedores rurales han recibido formación y asesoramiento para definir su plan de negocio. Así como las técnicas que les permitan ampliar sus conocimientos.

Esa labor de formación ha recaído sobre la Escuela de Negocios del Pirineo, ESNEPI. “En Esnepi tenemos un conocimiento muy detallado de las dinámicas de los emprendedores en territorio rural. Disponemos de una metodología que permite el trabajar en formato digital, lo cual permite hacer un seguimiento muy cercano sin necesidad de realizar horas presenciales y por tanto muchos desplazamientos. Disponemos de una red de experiencias ya realizadas que nos permite ofrecer referencias válidas y contratadas a los emprendedores”, explica su director Aurelio García.

Entre los proyectos presentados este año, 11 han concluido con éxito.

  • Una residencia para mayores en Torrecilla de Alcañiz
  • Un servicio de asesoría integral para pymes en Alcañiz
  • Un hotel con encanto en Alcañiz
  • Un espacio móvil para enseñar a vivir con igualdad, en Alcorisa
  • Una empresa de servicios para autocaravanas, en
  • Una empresa de conservas vegetales artesanas, en el Matarraña
  • Una bodega de vinos de autor, en Mirambel
  • Una marca colectiva, Patata del Maestrazgo
  • Una apuesta por la cerámica, en Villaroya de los Pinares
  • Un espacio “adult friendly”, en Cantavieja
  • Una empresa de elaboración y comercialización del Confit de Cordero Ojinegro

El director de Esnepi ha opinado sobre ellos: “Son proyectos magníficos. Demuestran que el talento rural es igual o superior al talento urbano. Este conjunto de emprendedores son la evidencia el talento que existe y con apoyo serán proyectos de éxito y contribuirán a transformar el territorio rural. Emociona ver la pasión y la tenacidad con la que elaboran sus proyectos y las ganas que le ponen para luchar contra cualquier dificultad para sacar los proyectos adelante”.

Para ello, en esta segunda edición, se ha combinado desde el mes de noviembre formación online con formación presencial y asesoramiento técnico en dos sedes pertenecientes a la Red ARCE: los centros de emprendimiento de Molinos y de Torrecilla de Alcañiz.

“Los territorios rurales son territorios muy emprendedores. Las personas que habitan el medio rural necesitan emprender para poder crear su empleo y su forma de vida. En los entornos rurales las herramientas para el emprendimiento y los dispositivos de apoyo especializados son escasos. Por estas razones, programas como este son necesarios porque acercan el apoyo, la metodología y los recursos a los emprendedores rurales”, añade García.

Un apoyo que ya está preparando su tercera edición para el año que viene.

Posted on